O ROSAL, GALICIA

 

IMG_20160424_114807

IMG_20160424_115351
Molinos de folón y picón

 

Visitar O Rosal (El Rosal, en castellano) es descubrir uno de los pueblos más interesantes del Baixo Miño, en Galicia.

Muy conocido por la calidad de sus vinos (O Rosal es una subzona de la denominación de origen Rias Baixas).

También es popular por los famosos mirabeles del convento de las Carmelitas y, por supuesto, por la belleza natural de su entorno.

Pero O Rosal es mucho más.


Alojamiento y comida

En O Rosal puedes alojarte en una casa rural, como:

Abadia Casa das Eiras, muy cerca del río Miño y del paraje natural de As Eiras.

img_20161029_181744

 

Comer no resulta complicado, pues tienes varios establecimientos en el casco urbano (Casa Juan, por ejemplo) y algunos buenos restaurantes en otras zonas de O Rosal (Casa da pintora, es un buen lugar).


El vino de O Rosal

O Rosal es una subzona de la denominación Rias Baixas y sus vinos han alcanzado un enorme prestigio.

En su concello se encuentran bodegas muy famosas (Santiago Ruiz, Quinta Couselo, Terras Gauda…) que elaboran uno de los mejores vinos blancos que puedes encontrar.

Es posible visitar alguna de estas bodegas que además suelen encontrarse en lugares muy interesantes.

El vino del rosal –según la DO Rias Baixas- se elabora con uvas de la variedad albariño y loureira en un 70% como mínimo. El resto puede ser alguna de las uvas admitidas producidas en la subzona del O Rosal.

A mediados de julio se celebra la feria del vino de O Rosal y si vas puedes probar varios vinos por copas (o comprar una botella) y acompañarlos de algunas raciones y tapas, en general, muy apreciables.

Merece la pena y mucho asistir.


Molinos de Folón y Picón

O Rosal es un disfrute para los amantes de la naturaleza y los entornos naturales.

Entre las excursiones que se pueden realizar dentro del concelllo de O Rosal, sin duda la más conocida es la de los muiños do folon e do picon (molinos de folón y picón).

Estos molinos (más de 60) son dos conjuntos muy bien conservados que pueden verse a pie en un recorrido circular que puede durar entre hora y media y dos horas, dependiendo de tu agilidad (la bajada de los molinos hay que hacerla con calma) y las prisas.

Desde luego es una visita que merece la pena sin lugar a dudas.

Cómo llegar a los molinos

Existen muchas y buenas indicaciones para llegar al punto de salida y llegada (ponte das penas). Desde la vía rápida (CG-4.2) entre A Guarda y Goian, hay una salida hacia O Rosal, donde iréis viendo las indicaciones para llegar a los muiños sin dificultad alguna.

Cuando estés en la cima, no te pierdas las cascadas y las pozas que forma el rio do Cal. Existen indicaciones para acceder y aprovechar la visión de este espectáculo natural.


Sendero de pescadores, playa fluvial das Eiras y Muiño das Azeñas

Otro recorrido –más suave- es el conocido como sendero de los pescadores (entre Tamuxe y Eiras, en el río Miño), con algo más de 7 km.

Puedes hacerlo saliendo desde tamuxe hasta la zona y playa de recreo de As Eiras, en la orilla del río Miño o al revés.

A nosotros nos gusta más hacer el recorrido empezando en la zona de As Eiras y terminando en el Muiño das Azeñas. La zona de As Eiras comprende una muy atractiva playa fluvial de arena fina y bien cuidada. Desde allí parte el sendero que va siguiendo parte del curso del río Miño hasta llegar al río Tamuxe que desemboca en el Miño.

En esta zona existe un bonito puente de piedra sobre el Tamuxe y una zona de recreo. La ruta continua hasta el Muiño das Azeñas, lugar donde el río Tamuxe forma un pequeño embalse en el que refrescarse en verano.

20160314_175404
Molino das Azeñas

 

20160314_184638
Sendero de los pescadores (Tamuxe)
Opt In Image
RECIBE LA GUIA DEL NORTE DE PORTUGAL Y BAIXO MIÑO
SUSCRIBETE PARA DESCUBRIR Y DISFRUTAR EN GALICIA-PORTUGAL
  • Recibe información solo para suscriptores
  • Novedades sobre hoteles, restaurantes y actividades
  • Y todos los artículos publicados

Date de baja cuando quieras. Sin spam. Tus datos están seguros y no se comparten con nadie.

Deja un comentario